Tostando café como alternativa

Celio Aristizábal Mejía, Caficultor de la vereda Llanadas  de Manzanares Caldas. Ha sido caficultor por más de 30 años, donde se ha podido pasar por diferentes situaciones económicas con esta actividad; unas buenas, otras regulares y malas, pero en los últimos tiempos ha sido la de mayor crisis debido a que los costos de producción de una carga de café son al rededor de $780.000 y los precios del mercado en promedio del último año no supera los $700.000, haciendo que tengamos un déficit acumulativo, lo que ha llevado a suprimir actividades culturales en el mantenimiento de los cultivos, haciendo que a través del tiempo se ahonde más la crisis. Debido a lo anterior, le tocó buscar alternativas; y fue así que me nació la idea de tostar el café de su finca, como no había podido cambiar de variedad, o sea el caturro por las que la federación tiene propuesta como alternativa, renovó por zoca dicha variedad y se propuse tostar el café caturro, variedad que tiene muy buena taza y por la que conocen a nuestro país, por el mejor café del mundo, entre los suaves; es bien sabido que a los colombianos nos sometieron de una forma indirecta a consumir los cafés inferiores y pasillas, por sus precios, los cuales representan el  10 % de la producción , porque el 90 % son cafés de alta calidad con mallas del 18, 17 y 16; pero son considerados excelsos de exportación y en muy bajo porcentaje son consumidos en nuestro país. Dicho café no lo consumimos por que son de más alto costo que los tradicionales, Pero le hago un llamado a los colombianos que aprendamos a tomar un café de primera calidad, el que producimos los colombianos o sea cafés excelsos, porque ese 10 % que son los inferiores no alcanzan a satisfacer la demanda y por eso es que esas grandes empresas más bien traen café de otros países como Brasil y Ecuador pero de más baja calidad que la nuestra. Esa es la paradoja del café en Colombia, por que tenemos el mejor café del mundo, entre los suaves, pero nos tomamos el de más baja calidad e inclusive incentivamos para que se importe café de otros países y nosotros con unos precios irrisorios con cafés de alta calidad .Claro está que hacer empresa no es fácil por que hay que tener un capital de trabajo y políticas claras de publicidad y mercadeo con unos stock de inventarios y así satisfacer la demanda y una buena atención al cliente, lo que hace que también hay que tener un buen capital para tener éxito, como se dice popularmente que hay que tener plata para hacer plata.  Claro que da muy buena satisfacción poder sacar nuestro café con el valor agregado y de muy buena calidad, con la satisfacción que se está ofreciendo un producto especial excelso y 100% natural en su transformación.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Únete a nuestro boletín informativo

Regístrate para recibir información oportuna y útil en tu bandeja de entrada.