52 años como relojero

Antonio Clareth Gómez Hincapié nació en Manzanares hace 69 años; estudió hasta quinto de primaria y comenzó a trabajar desde muy niño en la construcción, panadería y labores del campo. A los 17 años hizo un curso de relojería en Armenia con el SENA, trabajó en el campo para comprar repuestos y se quedó desde ese tiempo con esta profesión que todavía ejerce. Uno tiene que aprender  de la nueva tecnología, afirma; todavía hay relojes de cuerda y automáticos, pero lo que más hay ahora es de pila. Tiene 5 hijos y 9 nietos, con esta profesión levantó a la familia de la cual se siente muy orgulloso. Cambia un pasador que vale mil pesos, pilas de 4 mil pesos en adelante y reparaciones de 20 y 30 mil pesos. Fue ciclista competitivo y ganó trofeos en Manzanares y Pensilvania.

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter